OLAKASEhipnosisacho
HIPNOSIS HIPNOTERAPIA
Olga Hoyal

Olga Hoyal

Cómo funciona la hipnosis – hipnoterapia

La hipnoterapia se utiliza comúnmente para tratar la ansiedad, la depresión, el estrés, el dolor crónico, los trastornos del sueño, y otros problemas de salud mental y física.

QUÈ ES LA HIPNOTERAPIA

La hipnoterapia es una terapia alternativa que utiliza la hipnosis para ayudar a tratar problemas emocionales, psicológicos o físicos en una persona. Durante una sesión de hipnoterapia, el terapeuta utiliza técnicas de relajación y sugestión para inducir un estado de trance hipnótico en el paciente, con el objetivo de ayudarlo a acceder a su subconsciente y modificar patrones de pensamiento o comportamiento que están afectando su bienestar. 

La hipnoterapia se utiliza comúnmente para tratar la ansiedad, la depresión, el estrés, el dolor crónico, los trastornos del sueño, y otros problemas de salud mental y física.

CÓMO FUNCIONA LA HIPNOTERAPIA DESDE UNA PERSPECTIVA BIOLÓGICA Y CIENTÍFICA

La hipnoterapia es un campo de estudio en constante evolución.

La hipnoterapia funciona al influir en la actividad cerebral. Durante la hipnosis, se produce un cambio en la actividad de las ondas cerebrales, pasando de un estado de vigilia a un estado de relajación profunda. En este estado de trance, la mente consciente está en un segundo plano, y la mente subconsciente se vuelve más accesible. Esto puede permitir que el terapeuta trabaje con un paciente para identificar y cambiar patrones de pensamiento y comportamiento negativos que puedan estar contribuyendo a sus problemas de salud mental o física.

También, la hipnoterapia funciona al ayudar a reducir el estrés y la ansiedad. Durante una sesión de hipnoterapia, se utilizan técnicas de relajación que ayudan a reducir la activación del sistema nervioso simpático, responsable de la respuesta de lucha o huida. Esto tiene efectos beneficiosos en el cuerpo, como la reducción de la presión arterial, la mejora de la función inmunológica y la reducción del dolor.

La hipnoterapia es considerada como una herramienta necesaria y complementaria en el tratamiento de gran variedad de problemas de salud mental y física. Aunque todavía se sigue estudiando sobre su mecanismo biológico y científico, hay evidencia empírica que respalda su eficacia en el tratamiento de muchas afecciones.

TIPOS DE HIPNOSIS

Existen varios tipos de hipnosis, que difieren en sus técnicas, objetivos y enfoques terapéuticos. A continuación te menciono algunos de los tipos de hipnosis más comunes:

  1. Hipnosis Ericksoniana: Esta técnica utiliza la sugestión indirecta y la metáfora para guiar al paciente hacia un estado de trance hipnótico y fomentar el cambio terapéutico.

  2. Hipnosis clásica o directa: La técnica más conocida, utiliza sugestiones directas para guiar al paciente hacia un estado de trance hipnótico, que se utiliza para tratar una amplia variedad de problemas psicológicos.

  3. Hipnosis de regresión: Esta técnica se centra en la regresión del paciente a eventos pasados, con el fin de identificar traumas y problemas subyacentes que puedan estar causando el problema actual. Se utiliza comúnmente para tratar trastornos de ansiedad y estrés postraumático.

  4. Hipnosis conversacional: También conocida como hipnosis de “conversación”, se utiliza para influir en el pensamiento y el comportamiento de una persona a través de la comunicación verbal, sin que el paciente se dé cuenta de que está siendo hipnotizado.

  5. Hipnosis cognitiva: Esta técnica se centra en cambiar la forma en que el paciente piensa, para reducir o eliminar los pensamientos y comportamientos negativos. Se utiliza comúnmente para tratar la depresión, la ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo.

Personalmente trabajo todas ellas, dependiendo de qué tipo de hipnosis es más eficiente para el paciente en concreto. 

POR QUÉ NO HAY QUE TENER MIEDO A LA HIPNOSIS

Algunas personas cuando vienen a sesión se muestran reticentes a hacer hipnosis pues veo que tienen muchas creencias falsas sobre ello. Ciertamente la televisión sensacionalista no ha ayudado mucho a exponer con claridad y veracidad en qué consiste.

Así que, te aclaro que no hay razón para tener miedo de la hipnosis, ya que es una técnica segura y eficaz. 

La hipnosis no es una forma de control mental ni puede hacer que una persona haga algo en contra de su voluntad.

En una sesión de hipnosis, el paciente mantiene el control total sobre su cuerpo y mente, y puede terminar la sesión en cualquier momento si así lo desea. La hipnosis no es peligrosa en sí misma, sino quemás bien tiene efectos relajantes y liberadores en la persona que la práctica.

Es importante destacar que la hipnosis no es una solución mágica para todos los problemas sino que es un tratamiento complementario que se utiliza junto con otros enfoques terapéuticos, pero sí es cierto que los resultados que genera en los pacientes son muy satisfactorios en un porcentaje altísimo de los casos.

En resumen, no hay nada que temer en la hipnosis ya que siempre se realiza en un entorno seguro, controlado y con plena consciencia por parte de la persona que la recibe.

QUÉ SE PUEDE TRATAR CON HIPNOSIS

Con hipnoterapia se pueden tratar algunas situaciones como:

  • Ansiedad y trastornos de ansiedad, como ansiedad generalizada, fobia social y trastorno obsesivo-compulsivo.

  • Miedos conocidos o desconocidos.

  • Culpa, autocastigo y hábitos auto destructivos, así como bloqueos y autosabotaje.

  • Depresión y trastornos del estado de ánimo, como el trastorno afectivo estacional.

  • Inseguridad, falta de autoestima y confianza en uno mismo, así como experiencias de bullying o eventos que hayan producido una falta de seguridad en uno mismo y sentimiento de inferioridad.

  • Creencias limitantes, tóxicas o heredadas.

  • Apegos tóxicos a relaciones, personas, cosas, situaciones, etc.

  • Estrés y trastornos relacionados con el estrés, como el trastorno por estrés postraumático y la ansiedad laboral.

  • Problemas de sueño, como el insomnio, la apnea del sueño, así como pesadillas.

  • Adicciones, como el tabaquismo, el alcoholismo y la adicción a las drogas.

  • Eventos traumáticos de toda índole, desde una accidente, hasta un parto, una pérdida traumática, una enfermedad etc.

  • Dolor crónico, como el dolor de cabeza, la fibromialgia y la artritis.

  • Trastornos gastrointestinales, como el síndrome del intestino irritable.

  • Trastornos de la alimentación, como la bulimia y la anorexia nerviosa, o cualquier desorden alimenticio.

  • Problemas físicos como problemas de piel, como el acné, eccemas, problemas de tiroides o enfermedades inmunes, alergias e intolerancias y un sin fin de dolencias y desórdenes físicos.

PASOS EN UNA SESIÓN DE HIPNOSIS

La hipnosis es un proceso que se lleva a cabo en varias etapas, y puede variar según el terapeuta y el paciente. 

Sin embargo, los siguientes son los pasos generales que suelen ocurrir durante una sesión de hipnosis:

  1. Preparación: El terapeuta discute con el paciente el propósito de la sesión y explica cómo se llevará a cabo. También puede hacer preguntas sobre el historial médico y cualquier problema que el paciente desee abordar.

  2. Inducción: El terapeuta utiliza una serie de técnicas para guiar al paciente hacia un estado de trance hipnótico, que no es más que relajar el sistema de la persona para que sus ondas vibratorias alcancen un número muy bajo de hercios y que así sea efectivo el tratamiento. Esto puede incluir sugerencias verbales, visualizaciones, ejercicios de respiración y técnicas de relajación.

  3. Profundización: Una vez que el paciente está en un estado de trance, el terapeuta puede trabajar para profundizar el estado de hipnosis. Esto puede implicar la utilización de técnicas de relajación más avanzadas, como la visualización de escenarios relajantes o la utilización de música suave.

  4. Sugerencias: Una vez que se ha profundizado el estado de trance, el terapeuta comienza a proporcionar sugerencias al paciente. Estas sugerencias pueden incluir cambios en el pensamiento o el comportamiento, o la introducción de nuevas formas de pensar o sentir sobre un problema.

  5. Terminación: Al final de la sesión, el terapeuta lleva al paciente de vuelta a un estado de vigilia normal. Puede hacer esto mediante la inversión de las técnicas de inducción, como la sugestión para despertar, la contabilización regresiva o simplemente pidiéndole al paciente que abra los ojos.

Es importante tener en cuenta que la hipnoterapia es un proceso individualizado, y la experiencia de cada paciente puede ser diferente., de hecho el terapeuta va adaptando el proceso según las necesidades y preferencias individuales del paciente para que este sea más efectivo y ameno.

Si tienes curiosidad o estás considerando la hipnosis como una opción de tratamiento, estaré encantada de que contactes conmigo para obtener más información al respecto y comprobar que la hipnoterapia funciona!

Te deseo un camino lleno de cambios positivos!

Comparte si te ha gustado

Abrir chat
1
Hola, ¿tienes alguna duda con lo que has leído?